17 jun. 2012

Alemania como economía que aplasta a la periferia europea (España, Grecia,...): unos apuntes sobre la tensión del euro.

Si bien la recesión económica es una ola demasiado grande, sí que se pueden comenzar a extraer algunas conclusiones.
Aunque el origen de la crisis no haya sido necesariamente generado en Europa, sí que vemos la presión de la economía alemana hacia el resto de los países perifericos de la zona euro. La moneda europea parece haber sido una trampa bajo la que Alemania ha conseguido (y sigue acrecentando) el definitivo control de los países del sur de Europa. Viejos trucos como la devaluación de la moneda (caso repetido en Italia) ya no sirven para competir con la economía alemana porque ahora estamos bajo la misma moneda y sólo la máquina más fuerte puede marcar el ritmo y ejercer presión sobre las economías más débiles. Éstas, ahogadas por la presión germana, pasan a convertirse poco a poco en países económicamente sometidos, hasta el punto de acercarse al completo esclavismo.
Así pues la UE, originalmente C.E.E. (comunidad económica europea), pasa a dejar de rivalizar con las otras grandes potencias económicas (Estados Unidos, Japón y quizá pronto la emergente China) para enfrentarse consigo misma, especialmente entre los países de la zona euro. La economía alemana (y aquí hay que responsabilizar a los que la dirigen) ha creado y sigue creando el suficiente margen de deuda como para aplastar económicamente a los países que han caído en la "trampa del euro". El objetivo alemán parece estar entonces en tensar la cuerda sin que se llegue a romper. Es decir, explotar lo más posible a los países sin que éstos salgan de la zona euro. Una rotura del euro, no sólo desharía la privilegiada postura alemana, sino que supondría un revés conjunto para todos los países que abrazasen sus respectivas monedas que, además redundaría en un mayor daño de los intereses de Alemania ya que dañaría su posición como país exportador.
En este contexto no de es de extrañar las presiones de Alemania (y de Francia en menor medida) sobre Grecia para impedir que llegue al poder un gobierno de izquierdas que desharía la baraja creada o las declaraciones interesadas de Merkel responsabilizando a España de su situación a causa de una gestión irresponsable. Obviamente su objetivo de la canciller es crear una explicación verosímil que desvíe la atención del papel que ejerce Alemania para centrarse en culpabilizar a España.

Seguir leyendo...